Cart

Igualdad verde: el dereho al agua potable en perspectiva ambiental

0 out of 5 based on 0 customer ratings
Disponibilidad: En existencia

La tecnificación de las sociedades trajo consigo una desconexión artificial de hombres v mujeres con su entorno biofísico, como si la actividad humana en el mundo aconteciera en un “vado ambiental”. Con frecuencia, el desequilibrio en los ecosistemas proveedores de recursos hídricos no tiene que ver con el consumo básico de comunidades. Antes bien, obedece al uso industrial desaforado. La frase de Gandhi: “en la tierra hay suficiente para satisfacer las necesidades de todos, pero no tanto como para satisfacer la avaricia de algunos” resume bien esta situación. La regulación del derecho al agua potable se ha preguntado, acertadamente, sobre el efecto en la igualdad material que tiene distribuir agua en calidad cantidad suficientes a todas las personas, con el fin de satisfacer necesidades básicas. Es una conquista del constitucionalismo social. Sin embargo, tiene pendiente incorporar la pregunta sobre las implicaciones ecológicas de ese ejercicio indispensable de justicia. Es decir, el impacto sobre los ecosistemas. Esto permitiría responder en forma fundamentada a las críticas contra el suministro mínimo gratuito. Entre ellas, las que defienden que la única manera de usar sosteniblemente los ciertamente limitados recursos hídricos radica en su mercantilización.

La tecnificación de las sociedades trajo consigo una desconexión artificial de hombres v mujeres con su entorno biofísico, como si la actividad humana en el mundo aconteciera en un “vado ambiental”. Con frecuencia, el desequilibrio en los ecosistemas proveedores de recursos hídricos no tiene que ver con el consumo básico de comunidades. Antes bien, obedece al uso industrial desaforado. La frase de Gandhi: “en la tierra hay suficiente para satisfacer las necesidades de todos, pero no tanto como para satisfacer la avaricia de algunos” resume bien esta situación. La regulación del derecho al agua potable se ha preguntado, acertadamente, sobre el efecto en la igualdad material que tiene distribuir agua en calidad cantidad suficientes a todas las personas, con el fin de satisfacer necesidades básicas. Es una conquista del constitucionalismo social. Sin embargo, tiene pendiente incorporar la pregunta sobre las implicaciones ecológicas de ese ejercicio indispensable de justicia. Es decir, el impacto sobre los ecosistemas. Esto permitiría responder en forma fundamentada a las críticas contra el suministro mínimo gratuito. Entre ellas, las que defienden que la única manera de usar sosteniblemente los ciertamente limitados recursos hídricos radica en su mercantilización.

Editorial
País
Loading...